Tómbola, cuna de la telebasura en España

“La vida es un tómbola tom tom tómbola, la vida es una tómbola tom tom tómbola de luz y de color de luz y de color. ¡Tómbola!”. Seguro que el comienzo de esta entrada lo has leído cantando. Y es que, además de ser una canción de Marisol, pegadiza que no te la puedes quitar de la cabeza cuando suena, también fue el tema principal del programa homónimo que dio paso a la telebasura. Y es que en Valencia no sólo podíamos ser pioneros de cosas magníficas y maravillosas. De todo tiene que haber en este mundo y nosotros creamos la telebasura en España con Tómbola en 1997, dato del que no me siento orgullosa como valenciana y sobre todo como periodista pero no por ello hay que ocultarlo.

Todo comenzó un 13 de marzo de 1997. El espacio consistía básicamente en entrevistar a personajes públicos relevantes dentro del panorama social acerca de su vida privada rozando en la gran mayoría de las veces lo morboso y lo grosero. El primer día ya arrancó con polémica en el plató. Chabeli Iglesias, hija del cantante Julio Iglesias e Isabel Presley, abandonó el escenario a mitad programa gritando “me da vergüenza tu programa; esta gente es gentuza”, acusando a los periodistas de atacarle con calificativos como “petarda y gorda” por parte de Mariñas o “esquizofrénica” por Karmele. Por unos minutos en antena cobró 7 millones de las antiguas pesetas, pactado previamente por aceptar acudir como invitada.

A la mañana siguiente fue tal la audiencia obtenida, superando el 28% de cuota de pantalla, que sólo siete días después de su estreno en Canal 9 saltó a Telemadrid. Más tarde lo haría a Canal Sur Andalucía, Canal 4 Castilla y León, Telecabarga en Cantabria, TeleAsturias y 17 cadenas locales en el resto de España. Traspasó las fronteras nacionales, emitiéndose en países como Latinoamérica o Miami. En CanalSur duró apenas unos meses tras un espacio poco adecuado sobre la muerte de Lady Di, en la capital hasta 2001 y finalmente dejó de emitirse en Canal 9 el 27 de noviembre de 2004.

Siete años y ocho meses, 383 programas, 1500 horas de directo y miles de entrevistas pagadas a precios desorbitados con tal de conseguir a los personajes de actualidad que diesen juego y audiencia en un espacio en el que todo valía si eso conllevaba éxito.  RTVV llegó a pagar más de 40.000 euros al conde Lequio y alguno más a Carmina Ordóñez, entre otros. Además de cobrar tal cantidad, los famosos que pasaban por “Tómbola” luego tenían su repercusión en los medios de comunicación. Pero la cadena local se lo podía permitir por aquel entonces. Telemadrid les abonaba más de 600.000 euros por 15 capítulos y CanalSur otros 30.000 por entrega. Cada emisión tenía un coste de 72.000 euros y en total Tómbola a lo largo de sus siete temporadas le costó a los valencianos 36 millones.

Durante los 150 minutos que duraba cada show el espectador pasaba el rato sorprendiéndose con lo que ocurría en el plató. Te gustase o no el formado de “Tómbola” aburrir no te aburrirías. Los invitados se emborrachaban delante de las cámaras, Pocholo durante su entrevista le tiró un vaso de agua a Karmele por haber insinuado que era un traficante de drogas y Mariñas junto con Aurelio Manzano llegaron incluso a medirle el miembro viril a un exconcursante del reality show “Gran Hermano”, entre otras escenas que producían en algunos espectadores sentir vergüenza ajena pero continuaban viéndolo.

Tómbola también fue pionera en dar cabida a los adivinos que hoy tenemos cada noche en la televisión. Durante el programa el vidente y famoso Rappel le predecía el futuro al invitado de turno.

Las cadenas de ámbito nacional se dieron cuenta que con este formato se ganaba audiencia y por tanto dinero. Comenzaron así a producir la llamada telebasura copiando a Tómbola. Telecinco en 2001 estrenó “Salsa Rosa”, seguido de “Dolce Vita” y “Sálvame. Antena 3 por su parte lanzó “Abierto al anochecer” y “¿Dónde estás corazón?”.

Fuente: formulatv

Según Mariola Cubels, periodista que trabajó durante esos años en Canal 9 y que más tarde escribió el libro “¡Mírame tonto! Las mentiras impunes de la tele”, el programa “no murió por cuestiones éticas ni siquiera por la audiencia. Murió por la inflación del precio de los famosos, porque las generalistas copiaron el formato y pagaban unos precios por los invitados que Canal 9 no podía asumir. Algunos les dejaban plantados de un día para otro. ‘Tómbola’ tenía que conformarse con personajes de sexta fila e incluso sus colaboradores se iban a la competencia”.

Pese a desaparecer de los espacios televisivos, la telebasura ya se había extendido por todo el país, cosechando en la actualidad todavía demasiada audiencia y ampliando el número de programas con similar formato.

Puedes seguirnos en Twitter: @TopValencia, @M_Landete

Síguenos en Facebook: Top Valencia

TopValencia, la revista cultural valenciana donde puedes encontrar los mejores planes, entrevistas, ocio, historia y curiosidades, nuestros pueblos de la Comunidad Valenciana y mucho más.

One comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *