San Valentín y el amor: el origen del día de los enamorados

Vamos avanzando en el mes más corto del año, y también en el del amor. El día de San Valentín se celebra, por si alguien no fuera de este planeta, el 14 de febrero, día de los enamorados.

El origen de esta festividad se remonta a la época del Imperio Romano, aunque no fue hasta el siglo XIX cuando aparecieron las campañas comerciales y las tarjetas con corazones como tradición milenaria.

El San Valentín más reciente data de 1840, cuando Esther A. Howland comenzó a vender las primeras tarjetas postales masivas de enamorados, conocidas como “valentines”.

amor-1

Este amoroso evento tiene su procedencia en una fiesta cristianizada del paganismo, ya que en la antigua Roma se realizaba la adoración al dios del amor, Eros para los griegos y Cupido para los romanos. En esta celebración se pedían favores al dios y se hacían ofrendas para encontrar al enamorado ideal.

Pero, ¿quién es la estrella de este artículo? ¿Quién fue San Valentín? En el siglo III d.C., el cristianismo estaba perseguido en el Imperio Romano, además se prohibía el matrimonio de los soldados porque se creía que los hombres solteros rendían más en el campo de batalla que los casados porque no estaban emocionalmente ligados a sus familias.

Pero el defensor del amor Valentín fue un sacerdote que ejercía en la capital del Imperio, donde gobernaba Claudio II, quién prohibió el matrimonio de los jóvenes militares. El sacerdote consideró que el decreto era injusto y desafió al soberano celebrando en secreto matrimonios para jóvenes enamorados. Cuando el emperador se enteró, llamó a Valentín al palacio, lo que hizo que el sacerdote ganara adeptos.

El monarca dio la orden de que encarcelasen a Valentín. Después, el oficial Asterius, encargado de encarcelarle, quiso ridiculizar y poner a prueba al santo. Dando por hecho que era algo imposible, le retó a que le devolviera la vista a su hija Julia, quien era ciega. Valentín aceptó y la muchacha volvió a ver.

st-valentine2

Este milagro conmocionó a Asterius y a su familia, quienes acabaron convirtiéndose al cristianismo. Aun así, Valentín siguió preso y Claudio II ordenó que lo martirizaran y ejecutaran el 14 de febrero del año 270.

Julia, agradecida al santo, plantó un almendro de flores rosadas junto a su tumba. De ahí que el almendro sea símbolo de amor y amistad duradero.

El cuerpo de San Valentín se conserva en la Basílica de su mismo nombre, en la ciudad italiana de Terni. Cada 14 de febrero se celebra en este templo un acto de compromiso por parte de diferentes parejas que quieren unirse en matrimonio al año siguiente.

Puedes seguirnos en Twitter: @TopVlc

Síguenos en Facebook: Top Valencia

Puede seguirnos en Instagram: @topvlc

Puedes compartir este artículo con los botones de aquí abajo para que le llegue a todo el mundo🙂

TopValencia, la revista cultural valenciana donde puedes encontrar los mejores planes, entrevistas, ocio, historia y curiosidades, nuestros pueblos de la Comunidad Valenciana y mucho más.

2 comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *