Un atraco de película en Xirivella acaba con la primera condecoración de la historia a un vecino de la localidad

El 12 de noviembre de 2014 un hombre entró a punta pistola en un estanco de Xirivella. El vecino de la localidad y víctima del intento de atraco, David Garrido, ayudó a los agentes a detener al ladrón después de una persecución y el pasado mes de julio fue condecorado junto con siete policías locales.

Garrido ya había sufrido en algunas ocasiones varios intentos de robo con navajas y amenazas pero todavía no le habían apuntado con una pistola. Nunca le han llegado a robar ya que “entra mucha gente y al final se acaban yendo o la policía les ha detenido in situ al apretar al botón de alarma que avisa a los agentes y llegan en escasos minutos”, asegura.

Aquel día fue todo muy diferente. Entró un hombre a cara descubierta pistola en mano y atravesó el mostrador, colocándose al lado del estanquero y, apuntándole con el arma en los riñones, le forzó para entrar al almacén. En ese momento David supo que tenía que actuar o acabaría mal porque no quería llevarse el dinero sino que aquel perturbado había ido para hacer daño. Al parecer tenía antecedentes penales: años atrás había matado a una prostituta y en un robo le había partido la cara a una chica con la culata de la escopeta.

Al estar en el otro lado del mostrador, Garrido no había podido avisar a la policía pero justo entró una clienta, el estanquero vio su oportunidad y apretó el botón antes de robarle la pistola. El atracador, para disimular, dejó el arma debajo del mostrador y fue entonces cuando se la cogió.

“Era peligroso y estaba desquiciado. No robó, cuando yo salí corriendo podría haber metido mano y no lo hizo. Se le veía un psicópata. En el atraco él estaba muy tranquilo. Cuando entró la clienta, se giró hacia mí y me habló como si fuese mi amigo diciéndome que ya venía otro día haciendo el paripé”.

Cuando le quitó el arma hubo un forcejeo, el atracador se tiró encima de él y podría haber pasado de todo pero afortunadamente llegó la policía y David pudo escapar. Aun así, cuando estaba huyendo una bala le rozó rompiendo el cristal de la puerta a escasos centímetros. Después de un tiroteo por la calle mientras le perseguían los agentes, al final pudieron hacerse con él y desde 2016 le han condenado a 43 años de cárcel.

David agradece la condecoración del pasado julio pese a reconocer que pasó más nervios durante el acto que en el mismo atraco. “Me esperaba que fuese más íntimo y me encontré con un General de la Guardia Civil, el Alcalde, tropecientos medios y yo no sabía ni el protocolo a seguir. No sé si me la merezco o no porque me dijeron que soy la única persona que tiene una medalla en Xirivella pero lo hice por salvarme la vida no por hacer un acto heroico”, señala.

Pese a la vergüenza que pasó piensa que una condecoración a un vecino de a pie siempre se agradece, que no sea siempre algo institucional sino que también se la puedan dar a algún ciudadano que se lo merezca.

Puedes seguirnos en Twitter: @TopValencia y @M_Landete

Síguenos en Facebook: Top Valencia

Puede seguirnos en Instagram: @topvlc

Puedes compartir este artículo con los botones de aquí abajo 🙂

TopValencia, la revista cultural valenciana donde puedes encontrar los mejores planes, entrevistas, ocio, historia y curiosidades, nuestros pueblos de la Comunidad Valenciana y mucho más.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *